Semanas

Cuidado del bebé

Diez errores de primeriza que debes evitar

Ser mamá primeriza puede llevarte a cometer errores con tu bebé por falta de información o exceso de cuidado. Consulta aquí información sobre las dudas más comunes sobre el embarazo. Te mostramos algunos de los errores más frecuentes, ¿te reconoces?

1. Abrigar demasiado a tu bebé: si la temperatura de la casa ronda los 20-22º, el niño puede estar vestido con un body y un pelele entero de algodón que le cubra los pies. Si el bebé tiene frío, sus manos y sus pies estarán fríos o un poco amoratados. Si suda por la parte del cuello y la cabeza, es que tiene calor.

2. Mantener la casa en silencio mientras el bebé duerme por el día: a partir del mes y medio, el bebé puede percibir los ciclos de luz-oscuridad y estará más predispuesto a dormir por la noche. Por eso, hay que habituar al niño a percibir la luz del sol y los ruidos cotidianos de la casa cuando es de día. Además, si hay un silencio absoluto cuando el niño duerme, se sobresaltará con cualquier ruido.

3. Cambiar de pecho a tu bebé antes de que termine: la leche del final es la que más alimenta porque tiene un mayor contenido en grasa, por tanto no es recomendable cambiar al bebé de pecho antes de que acabe. Sabrás que tu bebé ha vaciado el pecho cuando éste esté completamente blando. Para que tu bebé tenga una lactancia correcta debe mamar y vaciar los dos pechos.

4. Meter al bebé en la cama cuando no quiere dormir: hay que tener mucho cuidado cuando se mete el bebé en la cama, porque corres el riesgo de quedarte dormida y aplastar o asfixiar al bebé. Otro inconveniente de meterle en la cama es que el niño se acostumbre a dormir entre los padres y luego no quiera volver a dormir en su cuna. Saber más sobre el colecho

5. Guiarse por lo que dicen las abuelas u otras mamás: aunque escuches las opiniones de otras madres, debes saber que el pediatra es la persona que más experiencia tiene y que más te puede ayudar con tu bebé. En principio no deberías dudar de sus recomendaciones ni sustituirlas por otras.

6. Esterilizar todo: hay que intentar que los objetos del bebé estén bien limpios, pero no esterilizados, para que el niño entre en contacto con bacterias que le ayuden a desarrollar sus propias defensas, pero no las suficientes como para que le provoquen una infección. Con los niños prematuros hay que extremar la higiene, sobre todo las primeras semanas de vida.

7. Bañar al bebé todos los días: el manto graso de la piel del bebé se altera con el baño, por eso es suficiente con bañarle dos o tres veces a la semana. Eso sí, después de cada cambio de pañal, asegúrate de limpiarle bien con una esponja.

8. No dejar que nadie coja al bebé: no hay ningún riesgo en que familiares y amigos den besos y toquen al bebé. Si alguien está enfermo, ten la precaución de no llevar cerca de esa persona al pequeño para evitar contagios.

9. Rapar la cabeza del bebé para que su pelo crezca más fuerte: no es cierto que el pelo crezca más fuerte y el bebé puede perder calor corporal si es muy pequeño.

10. Hacerse la fuerte: el parto y el cuidado del bebé requieren un gran esfuerzo físico y mental, por eso la mejor solución para ti y tu bebé si la situación te desborda es ser capaz de pedir socorro y dejarte ayudar.

 

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos que leas 10 cosas que toda embarazada debe saber.

©2015 aGravidez.com es una web de Summonpress

Forgot your details?