Semanas

Cuidado del bebé

El bebé pide ayuda

Si pudiera hablar, tu bebé no pararía de decirte cosas: quiero más leche, quítame algo de ropita, me duele  aquí, etc. Pero como tu bebé no puede hablar, se pone a llorar. Te resumimos las peticiones de ayuda más comunes entre los bebés.

¡Estoy incómodo!: si se encuentra en una mala posición el bebé no parará de llorar hasta que le cambies de postura. Una ropa demasiado ceñida o un pliegue de la ropa que le moleste pueden ser otras causas que hagan llorar a tu bebé.

¡Tengo frío! o ¡tengo calor!: normalmente el bebé suele quejarse más por calor que por frío, porque las mamás primerizas tienden a abrigarles demasiado. Si el bebé llora por este motivo, hay que comprobar la temperatura en la nuca y si parece caliente, quitar una pieza de ropa.

v:* {behavior:url(#default#VML);}
o:* {behavior:url(#default#VML);}
w:* {behavior:url(#default#VML);}
.shape {behavior:url(#default#VML);}

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;}

¡Me duele!: un llanto excesivamente intenso puede indicar dolor localizado en alguna parte del cuerpo del bebé. En este caso, debes descartar que tu bebé se esté quejando porque algo le molesta. Si el dolor persiste, acude al pediatra.

No me encuentro bien: si un bebé llora porque está enfermo, su llanto suele ser diferente del habitual, e intuitivamente sabes que algo no va bien. En general, se trata de un llanto más sordo y débil. Si  el bebé presenta un llanto anormal o inconsolable, se encuentra decaído, rechaza el alimento, o tiene otros síntomas acompañantes, como fiebre, mal color o vómitos, debes acudir inmediatamente al pediatra.

¡Tengo hambre!: el llanto de hambre del bebé suele ser rítmico y no demasiado agudo. El bebé llora durante un rato corto, deja de llorar brevemente, vuelve a llorar, hace otra pausa, y así sucesivamente. Puedes observar también la presencia de otros signos, como que el bebé abra mucho la boca, se chupe el dedo, o busque con su boca el pecho o el biberón. No importa cuando le hayas dado la última toma, en caso de que el bebé llore por hambre, deberás darle el pecho o el biberón.

©2015 aGravidez.com es una web de Summonpress

Forgot your details?